I Encuentro de Vaquillas (y otras mascaradas) de la Comunidad de Madrid

La vaquilla es un personaje, una máscara, conformada por una estructura de madera con cuernos, y más o menos adornada según el caso, que protagoniza algunos de los ritos invernales más potentes del calendario festivo. Aparece con más o menos asiduidad , de manera diseminada por toda la geografía española, pero se da con auténtica fuerza y profusión en todos los pueblos de la serranía madrileña. Desde la Sierra del Rincón a la Sierra de Guadarrama, pasando por el macizo de Somosierra.

Podría decirse, con rotundidad, que la de la vaquilla es una fiesta endémica de toda la vertiente sur del Guadarrama. Donde es raro el pueblo que no la celebre. O la haya celebrado hasta épocas no muy pretéritas.

Suele salir la vaquilla o las vaquillas, según el pueblo, alrededor de una fecha central que casi siempre es el día de San Sebastián. El 20 de enero. Con algunas diferencias locales que la hacen aterrizar el 23 de enero, “San Alifonso” (San Ildefonso), o bien en pleno ciclo de Carnaval.

Acompañan a la vaquilla en muchos casos multitud de personajes, que surgen de la bruma del tiempo, entre lo mitológico y la onírica popular. Motilones, vaqueros, mayorales, alcaldes de mozos, alguaciles, botargas, mojigones,  perreros y serranas, talegueros, máscaros, gurrumaches, morandangos…

Seres de otro mundo que estructuran un universo irreal y fascinante.

Debido a que todos ellos salen a la calle en las mismas fechas, es complicado verles a todos a la vez. Y mucho menos verles a todos juntos.

El 26 de mayo de 2018 se juntarán en Braojos, una nutrida representación de vaquillas de la Comunidad de Madrid. Alrededor de cuyo encuentro se articula una exposición y un charla.